Lugares más bonitos de españa

Embalse de Santillana

EMBALSE DE SANTILLANA

Estamos sin duda ante uno de los espacios verdes más populares de la Comunidad de Madrid, ya que a sus orillas acuden cientos de amantes de la pesca, deportistas, senderistas, o simplemente familias que deciden desconectar de sus quehaceres diarios y cargar las pilas con un poco de aire puro y un precioso entorno natural.

El embalse de Santillana, también conocido como embalse de Manzanares el Real, (ya que se emplaza en dicho municipio y el de Soto del Real), yace, inalterable a los pies de la Sierra de Guadarrama.

Supone uno de los referentes de las obras de ingeniería hidroeléctrica de Madrid, desde que en el año 1908, fuese inaugurado por el mismísimo monarca Alfonso XIII.

Su construcción fue impulsada por Joaquín Arteaga y Echagüe (marqués de Santillana, de quien tomaría su nombre popular), en su empeño por desarrollar y potenciar una hasta el momento incipiente e insuficiente red hidroeléctrica en Madrid.

El Embalse de Santillana cuenta con una distancia aproximada de 30 km de orilla a orilla, y se construye fundamentalmente con pantalla asfáltica de planta mixta y materiales sueltos.

Será en el año 1969 cuando se comience una nueva fase en su historia, ya que la obra inicial se ve suplantada por una construcción de mayor altura (ronda los 42 metros actualmente), que permite ampliar su capacidad a prácticamente el doble, pasando a ser de unos 91 hectómetros cúbicos. Esto se debe a que la demanda por parte de la población era cada vez más creciente, y la antigua infraestructura resultaba ya obsoleta e insuficiente para abastecer su zona de influencia.

Esta remodelación se produjo a un ritmo considerablemente veloz, puesto que apenas transcurrió un año hasta su inauguración.

La visita al embalse de Santillana en Madrid, resulta muy recomendable, ya que nos permitirá disfrutar de varios elementos muy interesantes. Uno de ellos, sin duda, es la torre de estilo neogótico erigida en una altura de unos 35 metros, y que fue prácticamente la única construcción del primer proyecto que no quedó cubierta por las aguas en la renovación de la década de los 60.

Resulta ciertamente hipnótico contemplar el efecto de espejo que se produce entre dicha torre y su hermana gemela, situada enfrente, en la lejanía, en el Castillo de Manzanares el Real, de construcción posterior, como dos vigías enfrentados sobre la quietud de las aguas.

Embalse de Santillana…o Embalse de Manzanares El Real, lo llamemos como lo llamemos…¡un rincón de esos que no olvidaréis!

PESCA EN EL EMBALSE DE SANTILLANA

La pesca en el Embalse de Santillana es una actividad deportiva que ha ido ganando adeptos de forma notable con el paso de los años.

De hecho , este embalse es uno de los más populares y frecuentados por pescadores de la Comunidad de Madrid, y de zonas cercanas.

Las medidas de conservación que desde las instituciones gubernamentales se han venido tomando, como por ejemplo, vedar ciertos tramos en las orillas, han ido favoreciendo que paulatinamente fuese creciendo tanto la calidad como la cantidad de las capturas realizadas.

Así, se han pescado piezas que han marcado récords a nivel nacional, sobre todo en las especies de lucios y carpas, aunque no son las únicas, ya que no es infrecuente capturar percasol, black bass, barbos…entre otras.

Los interesados en practicar la pesca en el embalse de Santillana, pueden obtener el permiso correspondiente en la Asociación de Pescadores del Alto Manzanares, con sede en el bar “La Montería”, situada en la calle Real nº 8, de ese mismo municipio.

Rutas en el Embalse de Santillana

Las rutas en el Embalse de Santillana gozan de una creciente popularidad. Su relativa cercanía a la capital (unos 50 km), así como a La Pedriza (un entorno natural cada vez más visitado por los amantes de la naturaleza) hacen de este paraje un lugar muy apreciado por los senderistas, ciclistas, amantes de las aves o la pesca…

Existen varias rutas diferentes, de distinta longitud, duración y dificultad.

Así, podremos elegir trayectos muy asequibles que apenas pasan de los 3 km, o de caminatas más intensas de entre 12 y 13 km.

Lo más habitual es realizar rutas circulares, rodeando el embalse, y partiendo generalmente del pueblo de Manzanares el Real, tomando como punto inicial el cementerio, o el Descansadero del Espinarejo, donde podremos disfrutar de un mirador desde el que gozar de las preciosas vistas del castillo de Manzanares, el Yelmo, el embalse de Santillana o la Pedriza.

Pero también son muchos los aficionados a la ornitología los que acuden hasta aquí, ya que ofrece una privilegiada oportunidad de contemplar especies como el ánade azulón, la cigüeña blanca, buitres leonados, gaviotas reidoras, garzas reales… entre otras muchas.

En resumidas cuentas, las rutas en el Embalse de Santillana nos ofrecen alternativas aptas para casi todos los gustos, edades y condiciones físicas.